miércoles

Reseña: El retorno de los caídos de Lauren Kate

Cam sabe lo que es ser castigado. Ningún ángel ha descendido al Infierno tantas veces como él, y la nueva condena que está viviendo es regresar a la preparatoria y ser compañero de clases de Lilith, la joven de la que siempre se enamora y quien está purgando una condena por sus pecados. Para salvarla, Cam hace una apuesta con Lucifer: tiene quince días para hacer que la chica se enamore de él una vez más. Si lo consigue, Lilith será admitida de nuevo en el mundo y podrá vivir feliz al lado de Cam. Si falla, Cam será enviado a un lugar muy exclusivo del Infierno, diseñado especialmente por Lucifer. El tiempo se agota.

¿Qué nos ha gustado? 
- ¿Con dudas?: teníamos nuestras dudas sobre si debíamos leer El retorno de los caídos o no. Al fin y al cabo, la saga Oscuros tuvo un final muy bueno que no queríamos ver empañado por una nueva entrega que parecía sacada de la chistera por Lauren Kate. Hemos de reconocer que, aún siendo un libro innecesario en el conjunto de la serie, no la perjudica en absoluto. Al contrario. Nos ofrece una visión más completa de uno de los personajes que más nos gustó en su día, Cam, y aporta detalles adicionales a la historia original que serán más que bienvenidos por parte de los fans.
- Unidos para siempre: Lilith y Cam forman una pareja muy atractiva. Desde el principio, Kate les dota de una química especial que se mantiene intacta a lo largo de todo el libro. Juntos conducen la trama con mucha solvencia y la tensión sexual que se forma entre ambos aporta una chispa de color a la historia.
- Hacia atrás: uno de los aspectos que más nos ha gustado de El retorno de los caídos son los flashbacks que Kate introduce a lo largo de toda la novela. Estos pequeños regresos al pasado son una forma inmejorable de mostrarnos la verdadera historia de Cam y Lilith así como su pasado y la forma en la que éste se entrelaza con el presente.

¿Qué no nos ha gustado? 
- No más lágrimas, por favor: en lo que sí peca El retorno de los caídos es en las autolamentaciones constantes e innecesarias. Al final, se hace un poco pesado que Cam forme dramas cada dos por tres, lamentando su suerte.

0 comentarios :

Publicar un comentario