miércoles

Reseña: Un piano para los masáis de Miguel Ángel Moreno

Tanganica, 1905. Los hermanos Kast regentan una casa colonial en una plantación de algodón. Uno de ellos, Bertran, es un hombre irascible a quien todo el mundo teme. De él se dice que lleva un tigre en las entrañas, y que la única manera que tiene de calmar su alma es escuchar cómo Jocelyn, su esposa, toca el piano. La única preocupación de Bertran es mantener su familia a salvo, esta decisión de vida o muerte agrandará su leyenda de hombre malvado.

¿Qué nos ha gustado? 
- No me lo esperaba: Un piano para los masáis ha sido uno de los libros sorpresa del año. Una novela no muy extensa que encierra en sus páginas una historia preciosa y bien trabajada por parte de Miguel Ángel Moreno, que nos hará disfrutar de cada momento. Sin duda, una apuesta muy recomendable para este verano.
- Belleza escenográfica: aunque Un piano para los masáis no es una novela landscape al estilo Sarah Lark, los escenarios también juegan una importancia vital en la novela. A través de descripciones muy concisas pero vívidas, Moreno consigue trasmitirnos la belleza de África en todo su esplendor, el romanticismo de las extensas sabanas y la fuerza de la tierra. Un alegato al continente que no nos dejará indiferentes.
- Entre masais: otro aspecto que nos ha gustado mucho de Un piano para los masáis es lo bien retratada que está la cultura africana dentro de la novela. Las tradiciones de las tribus indígenas y el sincretismo de los colonos, se unen para conformar un retrato social muy logrado que aporta realismo y consistencia a la trama.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Buenos vs malos: en lo que no ha acertado tanto Moreno es en los personajes, demasiado apegados a los estereotipos para resultar creíbles. Esto se aprecia sobre todo en los secundarios, cuya presencia pasa muy desapercibida dentro de la novela.

0 comentarios :

Publicar un comentario