martes

Reseña: Sophie en los cielos de París de Katherine Rundell

Tras hundirse un barco en el Canal de la Mancha, una niña de apenas un año aparece flotando en un estuche de violonchelo y es rescatada por un erudito y aventurero londinense llamado Charles Maxim. De esta forma tan extraordinaria comienza la conmovedora historia de Sophie y Charles, quien, una vez constatada la desaparición de la madre de la niña, se convierte en su tutor legal. Sin embargo, con el paso del tiempo, se apodera de Sophie la idea de que su madre sobrevivió al naufragio, y aunque Charles le advierte que eso es casi imposible, para ella el «casi» significa que existe «alguna» posibilidad, y ésta, por remota que sea, jamás debe descartarse.

¿Qué nos ha gustado? 
- Sois los mejores: el tandem que forman Charles y Sophie es uno de los más entrañables que hemos conocido en mucho tiempo. Muy en la línea del binomio Scout-Atticus, Katherine Rundell dota a ambos personajes de una fuerza narrativa única que se complementa a las mil maravillas y saca lo mejor de la trama y de los acontecimientos.
- No es lo que parece: a simple vista, da la impresión de que Sophie en los cielos de París es una novela de ritmo lento y contemplativa pero, en realidad, Rundell incorpora la cantidad justa de aventura, misterio y peligros para que el público más joven no pierda el hilo de la historia ni las ganas de seguir leyendo.
- Maravillosa: en cuanto al estilo narrativo, hemos de reconocer que Rundell nos ha sorprendido gratamente en este libro. Su estilo recuerda a las obras de Lemony Snicket pero con un carácter más vivaz y colorido que hace que la trama mantenga siempre un toque de esperanza y agrado.

¿Qué no nos ha gustado? 
- ¿Ya?: el final de Sophie en los cielos de París es muy decepcionante. Demasiado abrupto para que el lector pueda saborear los últimos compases de la trama.

0 comentarios :

Publicar un comentario