miércoles

Reseña: No soy un monstruo de Carne Chaparro

Si hay algo peor que una pesadilla es que esa pesadilla se repita. Y entre nuestros peores sueños, los de todos, pocos producen más angustia que un niño desaparezca sin dejar rastro. Eso es precisamente lo que ocurre al principio de esta novela: en un centro comercial, en medio del bullicio de una tarde de compras, un depredador acecha, eligiendo la presa que está a punto de arrebatar. Esas pocas líneas, esos minutos de espera, serán los últimos instantes de paz para los protagonistas de una historia a la que los calificativos comunes, «trepidante», «imposible de soltar», «sorprendente», le quedan cortos, muy cortos.

¿Qué nos ha gustado? 
- Lectura asegurada: si algo caracteriza No soy un monstruo es lo adictiva que es su trama. Una vez empezado el libro es difícil dejar de leer, a pesar de que, en algunas partes, la trama se vuelve un tanto previsible.
- No solo misterioNo soy un monstruo nos recuerda bastante a éxitos literarios recientes, como La chica del tren, pues posee un importante componente introspectivo que Carme Chaparro sabe explotar muy bien para sacar lo más profundo y oculto de los personajes.
- Secretos y verdades: desde el punto de vista de la trama, No soy un monstruo es una novela bien trabajada. Chaparro conserva el suspense durante la mayor parte del libro, asaltándonos con giros y cambios de tono que aseguran nuestra atención.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Agridulce: aunque si bien el final de No soy un monstruo es muy bueno, la resolución del mismo es un tanto enrevesada pues se mezclan demasiados acontecimientos en poco tiempo de tal forma que la conclusión queda un tanto diluida.

0 comentarios :

Publicar un comentario