jueves

Reseña: Los ritos del agua de Eva García Sáenz de Urturi

1992. Unai y sus tres mejores amigos —Asier, Jota y Lutxo— pasan el verano como voluntarios en la reconstrucción de un poblado cántabro. Allí conocen a Ana Belén Liaño, una enigmática dibujante de cómics conocida como Annabel Lee, a la que los cuatro consideran su primer amor y a Saúl Tovar, el carismático profesor de historia que supondrá la figura paterna que todos ellos añoran. 2016. Kraken debe detener a un asesino que imita los Ritos del Agua en lugares sagrados del País Vasco y Cantabria cuyas víctimas son personas que esperan un hijo. La subcomisaria Díaz de Salvatierra está embarazada, pero sobre la paternidad se cierne una duda de terribles consecuencias. Si Kraken es el padre, se convertirá en uno más de la lista de amenazados por los Ritos del Agua.

¿Qué nos ha gustado? 
- En el centro: los personajes son, sin duda, el principal baluarte de Los ritos del agua. Cercanos, reales y, ante todo, muy humanos, convencen desde las primeras páginas gracias a la perfecta construcción narrativa con la que les dota la autora. Mención especial merece nuestro protagonista, Unai, cuya personalidad aparece mejor retratada que en El silencio de la ciudad blanca.
- Hacia atrás: Eva García Sáenz de Urturi aprovecha los ritos celtas que rodean los asesinatos para ofrecer al lector una pátina de esta cultura. Sin llegar a resultar pesada, la autora recorre lugares, dioses, costumbres y creencias ancestrales que complementan muy bien la trama principal y le confieren un carácter más tridimensional a la historia.
- Aprobado con notaLos ritos del agua es una novela muy recomendable, sobre todo para los amantes del género thriller. El libro presenta una trama bien hilvanada, en la que se entremezclan las líneas argumentales, la historia y las muertes misteriosas, todo ello conducido con un ritmo ágil que casi no da respiro al lector.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Final precipitado: al llegar a las últimas 50 páginas, Sáenz de Urturi acelera de forma innecesaria los acontecimientos. ¿El resultado? Una conclusión muy apresurada que nos deja con ganas de más.

0 comentarios :

Publicar un comentario