jueves

Reseña: Escrito en el agua de Paula Hawkins

Tras cautivar a veinte millones de lectores en todo el mundo con La chica del tren, Paula Hawkins vuelve con una apasionante novela sobre las historias que nos contamos al recordar nuestro pasado y su poder para destruirnos. Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás.

¿Qué nos ha gustado? 
- Más carisma: uno de los defectos de La chica del tren fue la absoluta falta de conexión con los personajes, sobre todo por culpa de la ausencia de carisma de la protagonista y de los secundarios. En esta segunda novela, Paula Hawkins ha corregido este error y nos ofrece un elenco que, aunque numeroso, es lo suficientemente carismático como para que nos preocupemos por ellos a lo largo de la novela.
- Jugando al despiste: al igual que en La chica del tren, el suspense es el fuerte de Escrito en el agua. Volvemos a encontrarnos con verdades, mentiras y algún que otro misterio oscuro. Todo ello aderezado con los giros necesarios para mantenernos en vilo.
- Subiendo el nivelEscrito en el agua es una novela más completa que La chica del tren. La trama es más compleja, aumentando así la riqueza argumental, y el ritmo está menos empastado lo cual ayuda a que la lectura sea ágil y distendida.

¿Qué no nos ha gustado? 
- En multitud: el mayor defecto de Escrito en el agua es la enorme cantidad de narradores que tiene la novela (más de una decena de puntos de vista diferentes). Este despliegue tan ingente marea al lector y hace que perdamos el fluir de la trama en algunos capítulos.

0 comentarios :

Publicar un comentario