martes

Reseña: El extraño verano de Tom Harvey de Mikel Santiago

«Yo estaba en Roma cuando Bob Ardlan me llamó. Para ser exactos: estaba con una mujer en Roma, cuando Ardlan me llamó. Así que cuando vi su nombre en la pantalla del teléfono pensé: “Qué demonios, Bob. No me llamas en una eternidad y vienes a estropearme el mejor momento del verano”. Y lo dejé sonar. Dos días después, supe que Bob había caído desde el balcón de su mansión en Tremonte pocos minutos después de marcar mi número. ¿O tal vez le habían empujado? No me quedaba más remedio que pisar el acelerador del coche y plantarme allí para hacer unas cuantas preguntas.»

¿Qué nos ha gustado? 
- Evolucionando: El extraño verano de Tom Harvey es una novela muy diferente de La última noche en Tremore Beach y de El mal camino. Mantiene el género thriller pero con un toque más whodunit (muy en la línea de las novelas de Agatha Christie) y menos psicológico que sus predecesoras. A pesar de este cambio de registro, Mikel Santiago no defrauda y nos ofrece una novela muy completa, marcada por la calidad y la perfección estructural que atrapa desde las primeras páginas y que está plagada de giros inesperados para el lector.
- Completo: el elenco es lo mejor que tiene El extraño verano de Tom Harvey. Un reparto de lo más variado, que Santiago cuida con mimo y que confiere a la trama una riqueza maravillosa. Mención especial merece el protagonista que no tiene nada que envidiar al célebre Bert.
- Ciao Italia: otro punto a favor de El extraño verano de Tom Harvey son los escenarios. Las descripciones que hace Santiago de los paisajes son concisas pero muy efectivas, lo que ayuda a que nos traslademos a la bella tierra alpina y que vivamos la historia con más intensidad.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Con prisas: como única nota negativa mencionar el final de El extraño verano de Tom Harvey, un poco apresurado para el ritmo general que tiene el libro.

GuardarGuardar

0 comentarios :

Publicar un comentario