martes

Reseña: Cantar de Heike II de Eiji Yoshikawa

La muerte del emperador Toba ha sumido a la capital en una absoluta oscuridad. Ocultos en las sombras de la corte, dos grupos enfrentados de nobles sin escrúpulos han ido tejiendo una sutil red de intrigas, traiciones y mentiras para hacerse con el poder, manejando a los hijos de Toba como meras marionetas. Pero el precio a pagar por las maquinaciones palaciegas será alto y desembocará en la más cruenta guerra civil que el país haya contemplado. Padres enfrentados a sus propios hijos y hermanos combatiendo contra hermanos. Los samuráis de los clanes Heike y Genji habrán de decidir entre la lealtad militar o los vínculos de sangre y esta difícil decisión no afectará solo al futuro de sus familias sino al destino de la nación al completo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Hacia el ayer: el Cantar de Heike es una novela épica de esas que se quedan en tu cabeza a pesar de los años. En su trama no falta nada (amor, acción, suspense, traiciones, muerte…), todo ello conjugado de forma magistral para que el lector se vea sumergido en la historia desde las primeras páginas. Además, la conjunción de líneas argumentales principales y secundarias se entremezcla de forma magistral, creando un entramado muy complejo y, a la vez, muy rico que no nos dejará indiferentes.
- A cada cual mejor: el elenco de personajes es uno de los grandes fuertes del Cantar de Heike. Cada figura posee una riqueza única y sirven de excusa a Eiji Yoshikawa para mostrarnos todas las luces y sombras de la naturaleza humana. Los personajes sirven así mismo como hilo conductor de la cultura japonesa, pues son la encarnación de la moral, los principios y los códigos sociales del país del sol naciente, perfectamente retratados por parte del autor.
- En el campo de batalla: otro detalle que cabe destacar del Cantar de Heike son sus escenas bélicas. Yoshikawa las narra con tal realismo que el lector se ve inmerso en los combates con katanas y las luchas entre clanes como si participáramos en ellos. La maestría descriptiva del autor, unida a la intensidad narrativa de estos momentos, hacen que la novela no nos de respiro.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Toma nota: la gran cantidad de personajes que tiene el Cantar de Heike y la complejidad intrínseca de sus nombres para el lector occidental hace que sea imprescindible mantener el dramatis personae cerca de nosotros para no perder el hilo de la historia. Esto puede resultar una incomodidad para algunos lectores aunque, en el caso de esta novela, merece la pena.

0 comentarios :

Publicar un comentario