miércoles

Reseña: Una promesa en el fin del mundo de Sarah Lark

En plena Segunda Guerra Mundial, dos hermanas polacas, Helena y Luzyna, lo han perdido todo. Sin padres ni un hogar adonde ir, son embarcadas hacia un campo de refugiados de Irán, donde sobreviven como pueden. Pero al saber que algunos huérfanos están siendo recolocados en Nueva Zelanda, Helena alberga esperanzas de ser uno de los niños seleccionados, hasta que los oficiales le informan de que solo hay espacio para su hermana pequeña, Luzyna.

¿Qué nos ha gustado? 
- A lo grande: Una promesa en el fin del mundo supone el regreso de Sarah Lark a la saga landscape que más fama le ha dado hasta el momento. Y tenemos que reconocer que su vuelta ha sido triunfal pues nos regala una vez más una novela completa, con una trama activa y muy romántica, que mantiene el listón de sus predecesoras y no decepciona gracias a la conjunción.
- En tierras salvajes: si hay algo que se ha mantenido inalterable en todos los libros de Lark es la riqueza paisajística. Una promesa en el fin del mundo no podría ser menos y, de nuevo, nos encontramos con escenarios maravillosos, descritos con muchísimo mimo y calidad por una de las autoras más reconocidas del género.
- Todos juntos: el elenco brilla con luz propia en la nueva novela de Lark. Los personajes femeninos vuelven a ser la joya del elenco y, gracias a lo diferentes y complementarios que resultan, la novela nunca pierde colorido ni riqueza.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más lentitud: antes de llegar a la mitad de la novela, Una promesa en el fin del mundo pierde parte de su empuje inicial y su ritmo flojea y se vuelve más pausado. Por suerte, Lark recupera la buena racha antes de que nuestra paciencia llegue a agotarse.


0 comentarios :

Publicar un comentario