miércoles

Reseña: La musa de Jessie Burton

Andalucía, 1936. Con la guerra civil a punto de estallar, Olive Schloss, hija de un marchante de arte vienés y una heredera inglesa, vive con sus padres en las afueras de un pueblo apartado. Allí traba amistad con la joven criada, Teresa Robles, y con su hermanastro Isaac, un pintor idealista que da clases en Málaga. Al poco tiempo, Olive consigue burlar la voluntad de sus padres urdiendo un plan que desatará una cadena de mentiras y secretos Londres, 1967. Odelle Bastien, una joven llegada de Trinidad, ha conseguido por fin un trabajo de mecanógrafa en el augusto Instituto de Arte Skelton bajo la tutela de la codirectora, Marjorie Quick. A pesar de que ésta le otorga toda su confianza, Odelle percibe en ella cierto halo de misterio, que se intensifica con la aparición de una obra maestra perdida durante la guerra civil española, un enigmático cuadro cuyo autor podría ser el desaparecido Isaac Robles.

¿Qué nos ha gustado? 
- Enamorados de ti: tan pronto como empezamos a leer La musa, lo primero que nos llama la atención es la escritura. A pesar de los constantes saltos temporales, no pierde nunca la fluidez ni la pulcritud estilística que tanto caracteriza a Jessie Burton. De la misma forma, las descripciones están llenas de colorido y viveza y la autora acierta de lleno en la manera de mostrarnos escenarios y contextualizaciones históricas.
- Saca el artista que llevas dentro: si tuviéramos que destacar solo un aspecto de La musa ese sería sin duda el entramado artístico que nos acompaña a lo largo de toda la obra. Jessie Burton nos muestra las complejidades en las que viven los artistas y las historias particulares que hay detrás de un cuadro, descubriéndonos al mismo tiempo un retrato vívido del arte y de la pintura en particular.
- En paralelo: en La musa nos encontraremos con dos protagonistas que intercalan sus puntos de vista y sus vivencias de manera simultánea. Burton equilibra las vidas de ambas de tal forma que sus historias son atractivas e interesantes para el lector y sus personalidades resultan convincentes y realistas a la par.

¿Qué no nos ha gustado?
- Con pies de plomo: hasta la primera mitad, la trama de La musa no “empieza” realmente pues el arranque se pierde en acontecimientos diluidos que pondrán a prueba nuestra paciencia.

0 comentarios :

Publicar un comentario