jueves

Reseña: Cartas a un amor perdido de Iona Grey

1943, entre las ruinas de un Londres bombardeado, el piloto americano Dan Rosinski encuentra a Stella Thorne. Es el comienzo de un romance imposible pero imparable. Stella está casada y las probabilidades de que Dan salga vivo de todas sus misiones son de una entre cinco. Su correspondencia les ayuda a aferrarse a lo único en lo que pueden confiar: su amor. Setenta años después, Dan hace un último intento de encontrar a la mujer a la que nunca ha olvidado y envía una carta al hogar en el que compartieron una fugaz felicidad. Quien la recibe es Jess, una joven que llegó a Londres con sueños de triunfo y, abrumada por los problemas, ha encontrado en la casa abandonada un refugio en el que recuperarse.

¿Qué nos ha gustado? 
- Nos has convencido: la prosa de Iona Grey es uno de los aspectos que más nos ha gustado de Cartas a un amor perdido. La autora conduce con firmeza los acontecimientos, utilizando el punto de vista múltiple con mucha soltura para sacar el máximo partido a la historia, y recurriendo a un estilo fino y delicado que encaja a la perfección con la trama.
- Unido a ti: a pesar de sus más de 400 páginas, Cartas a un amor perdido es adictiva. Ya en los capítulos iniciales nos sentiremos tan arrastrados por los escenarios y tan sincronizados con los personajes que no querremos apartarnos del libro más de lo necesario.
- Muy recomendable: Cartas a un amor perdido es una de esas novelas que enamoran desde las primeras páginas. Una perfecta mezcla de historia y amor que se combina en forma de drama, para despertar cada uno de nuestros sentimientos. Si lo que buscas es una obra al más puro estilo Kate Morton, ésta es la mejor opción.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Extrañas casualidades: sin desmerecer la calidad de Cartas a un amor perdido, nos gustaría mencionar como nota negativa las coincidencias que a veces irrumpen en la novela y que resultan demasiado apropiadas para el desarrollo de la historia.

0 comentarios :

Publicar un comentario