miércoles

Reseña: Quiérome mucho de Regina Román

Vamos a ver, ¿qué hay de malo en ser demasiado servicial? ¿Y en estar siempre dispuesta a echar una manita? ¿Acaso no es bonito tener siempre en la punta de la lengua un «tranquila que eso ya lo hago yo»? Pues eso, que te puedes encontrar por el camino con desaprensivos que te exprimirán como a un limón. Marina es una chica lista, pero tiene un gran problema, es incapaz de decir «no». Y para colmo se topa con Adela, que peca de lo mismo, añadida su encarnizada lucha contra los kilos de más.

¿Qué nos ha gustado? 
- Humanidad: Regina Román apuesta en Quiérome mucho por una trama sencilla, dotada de una enorme humanidad y una cercanía que hace que terminemos el libro de una sentada, sin que nos enteremos. 
- Destacada: con respecto al elenco, mención especial merece el personaje de Marta, una figura que combina la ternura y la firmeza personal y que nos ha robado por completo el corazón.
- Piensa otra vez: más allá del apartado romántico, la trama de Quiérome mucho deja entrever un mensaje de auto superación y de valoración personal que a nosotros nos ha gustado mucho. Una forma de decirnos que el amor empieza cuando aprendemos a querernos a nosotros mismos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin alma: algunos secundarios de Quiérome mucho pecan de unidimensionales. Carecen por completo de profundidad y caen en repetidas ocasiones en clichés.

0 comentarios :

Publicar un comentario