martes

Reseña: La química de Stephenie Meyer

Antes trabajaba para el gobierno de Estados Unidos, aunque casi nadie lo sabía. Como experta en su campo, era uno de los secretos más oscuros de una agencia tan clandestina que ni siquiera tiene nombre. Hasta que la consideraron un lastre y fueron a por ella sin avisar. Ahora rara vez se queda en el mismo lugar o utiliza el mismo nombre durante mucho tiempo. Ya han matado a la única persona en quien confiaba, pero sabe algo que sigue suponiendo una amenaza. La quieren muerta, y pronto.

¿Qué nos ha gustado? 
- Mejorado: con respecto a sus anteriores libros, hemos apreciado un salto de calidad en la prosa de Stephenie Meyer. Las divagaciones de los personajes aparecen más constreñidas que en The Host y las descripciones más perfeccionadas que en la saga Crepúsculo. Todo un acierto por parte de la autora norteamericana.
- Bien pensado: la trama es el gran baluarte de La química. La infinidad de giros imprevistos pensados para sorprender al lector cada dos por tres y el desarrollo adictivo de la historia nos mantendrá pegados al libro en todo momento.
- Bravo: otro elemento de La química que nos ha gustado mucho es la protagonista. Fuerte, decidida y con una presencia muy destacada dentro de la novela, se convierte en la pieza imprescindible del libro y en una líder indiscutible del elenco.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Confusión: el aspecto que más nos ha chocado de La química es lo confuso que resulta el libro en las primeras páginas. Esto no se debe a que Meyer organice de forma errónea la trama sino a los cambios constantes de nombre que sufre la protagonista y que nos hace perder un poco el hilo de la historia nada más empezar.

0 comentarios :

Publicar un comentario