miércoles

Reseña: Gengis Kan de José Frèches

Desde niño, Temujin, futuro Gengis Kan, sueña con grandes espacios. Su preceptor chino, Vieja Cumbre, le habla de Alejandro Magno, al que ansía superar en número de conquistas. Aprende a manejar el arco, a montar a caballo, a domesticar las águilas. A la muerte de su padre, el nómada se pone al frente del clan de los quiyat. En 1206 Temujin se convierte en Gengis Kan, soberano universal y jefe de los mongoles. Seductor, carismático y autoritario, incorpora a sus filas a numerosos pueblos y consigue reunir a miles de hombres en torno a un único proyecto: construir el imperio más vasto que jamás haya existido.

¿Qué nos ha gustado? 
- Un habitual: José Frèches empieza a ser uno de nuestros autores preferidos en cuanto a novela histórica ambientada en Asia se refiere. Ya nos demostró con La emperatriz de la seda y con El imperio de las lágrimas que sus dotes son más que sobradas y con Gengis Kan vuelve a hacerlo, pues nos ofrece una novela que, a pesar de su complejidad, está muy bien trabajada, cuidada al detalle.
- El rey Gengis: desde el punto de vista de los personajes, Gengis nos ha encantado. Un protagonista lleno de matices, al que no sabes si odiar o amar incondicionalmente, pero que lidera la novela con firmeza y llena con su presencia cada escena en la que aparece.
- En tierras mongolas: el contexto es otro baluarte indiscutible de Gengis Kan. Las descripciones de las inmensas estepas, la reconstrucción de la vida semi nómada de los personajes, de sus costumbres y de sus tradiciones, aparece tan bien retratada que nos sentiremos parte del clan desde el principio.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Detalles bélicos: a diferencia de las dos novelas anteriores de Frèches, en Gengis Kan tiene más peso los aspectos militares. A lo largo de la historia encontraremos batallas, descripciones detalladas de armas y estrategias militares que, a los lectores poco amantes de estos aspectos, puede resultarle pesado.

0 comentarios :

Publicar un comentario