miércoles

Reseña: El desierto en llamas de Alwyn Hamilton

En el reino de Miraji, las personas son como su desierto: implacables. Sólo alguien nacido entre el sol abrasador y las arenas mágicas puede hacer que todo cambie. Amani vive en una aldea oprimida por el sultán de Miraji, en la que miseria y magia conviven. La joven tiene un sueño: escapar de allí y llegar a la capital del imperio. Disfrazada de chico y protegida por su asombrosa habilidad como pistolera, emprende la fuga con la ayuda de Jin, un fascinante extranjero al que el ejército persigue por razones desconocidas. Juntos lucharán por sobrevivir atravesando el desierto, aunque ello implique convertirse en auténticos bandidos.

¿Qué nos ha gustado? 
- Una vuelta de tuerca: es cierto que Alwyn Hamilton juega en El desierto en llamas con las elementos típicos de un romance juvenil pero lo hace de una forma muy particular, mezclando los ingredientes de siempre con toques menos trillados que hacen que la novela gane originalidad.
- Viva la heroína: Amani es un personaje excepcional. Derrocha carisma, fuerza y carácter. Una líder indiscutible que brilla con luz propia dentro del libro.
- Un mundo para ver: el universo literario que Hamilton crea en El desierto en llamas nos ha gustado muchísimo. La mezcla entre el desierto indomable propio de los westerns y la magia que inunda cada parte de la trama hacen que la novela tenga muchísima riqueza en cuanto a escenarios y contextualizaciones.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Bajón: la única nota negativa de El desierto en llamas es el final, bastante decepcionante en comparación con el resto del libro pues carece de la fuerza dramática y la espectacularidad que sí tiene el resto de la novela.

0 comentarios :

Publicar un comentario