martes

Reseña: Yo, Livia de Phyllis T. Smith

A la tierna edad de catorce anos, Livia Drusilla escucha a su padre y a otros aristócratas preparar el complot contra Julio César. Ahí comienza la participación en la alta política de una mujer que tendrá una grandísima influencia en el devenir de Roma. Livia habla en primera persona sobre todo lo que concierne a una mujer que crece, aprende, asume retos, conoce el matrimonio sin amor y luego el amor pasional, las crisis de matrimonio y una visión política que la adelanta a su tiempo, gran defensora de la República y del valor de la dignidad su pueblo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Crueldad y belleza: la recreación que Phyllis T. Smith hace de la antigua Roma es uno de los aspectos más destacados de Yo, Livia. Es imposible no sentirse parte del universo romano que la autora crea en la novela y, al mismo tiempo, no amarlo desde lo más profundo de nuestro ser por su belleza y su brutalidad. Una recreación histórica sin largos pasajes descriptivos pero tremendamente efectiva.
- Enfoque diferente: en esta novela nos encontramos con una Livia muy diferente de la visión general que tenemos de ella. Lejos de la mujer manipuladora y retorcida de Yo, Claudio, nos encontramos con una figura que derrocha carisma y con la que nos sentiremos identificados en más de una ocasión.
- AmenidadYo, Livia es una novela que, a pesar del complejo periodo histórico que aborda y el amplio número de personajes con los que cuenta, no impone al lector. Proporciona una lectura entretenida y distendida, apta para todo tipo de público, incluidos aquellos lectores menos inclinados a la novela histórica.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Demasiado moderno: el estilo narrativo de Smith peca de modernidad. Es cierto que esto hace que la lectura sea más ágil y cómoda pero de alguna forma también se pierde la esencia de antigüedad propia de las novelas ambientadas en la vieja Roma.

0 comentarios :

Publicar un comentario