jueves

Reseña: La niña alemana de Armando Lucas Correa

Antes de que todo cambiara, la vida de Hannah Rosenthal era de ensueño. Pero ahora, en 1939, las calles de Berlín están embanderadas de estandartes nazis, su familia ha sido desposeída de sus bienes y los judíos ya no son bienvenidos en los lugares que antaño frecuentaban. Hannah y Leo Martin, su mejor amigo, sellan un pacto: pase lo que pase, ambos compartirán un mismo futuro. La próxima partida del transatlántico St. Louis con rumbo a Cuba les proporcionará una chispa de esperanza. Tras una ardua gestión para obtener visados, los Rosenthal y los Martin se embarcan en la lujosa nave con destino a La Habana. La vida a bordo del St. Louis se asemeja a unas vacaciones surrealistas para esos refugiados, pero los rumores inquietantes desde Cuba no tardan en ensombrecer el ambiente festivo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Sumergidos en el pasado: a través de las páginas de La niña alemana, el lector es capaz de viajar en el tiempo, hasta un Berlín dominado por los nazis, lleno de contrastes, injusticias pero también con una viveza de escenarios que Armando Lucas Correa sabe explotar de forma muy conveniente para hacer que nos sintamos parte de ese ayer.
- Narrativa a la altura: nada reprochable hemos encontrado en la prosa de Correa. El autor utiliza un estilo sencillo y directo que retuerce nuestras emociones con pocas palabras y es capaz de hacernos pasar de la risa a las lágrimas en poco tiempo.
- Con mayúsculasLa niña alemana es un libro maravilloso. De esos que nos llegan muy adentro y acarician nuestras emociones más profundas. Es imposible que la novela de Correa nos deje indiferente.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Prepárate: a pesar de lo muy recomendable que nos parece este libro hay que reconocer que la trama en sí es muy dura, desgarradora en muchos casos y poco apta para personas sensibles.

0 comentarios :

Publicar un comentario