jueves

Reseña: La leyenda de la montaña de fuego de Sarah Lark

Otaki, Isla Norte, 1880: Aroha crece felizmente en la escuela que dirige su madre Linda. Un día de septiembre, sin embargo, su existencia cambiará radicalmente cuando se convierta en una de las víctimas del gran accidente de tren de Nueva Zelanda y sufra una horrorosa experiencia. En Rata Station, la granja de ovejas de su familia, se restablecerá y recuperará la ilusión. Con ayuda del soñador Robin y de su prima, la temperamental March, se atreverá a dar un gran paso y conocerá a alguien que dará un giro insospechado a su vida.

¿Qué nos ha gustado? 
- Muy diferente: el accidente que sufre Aroha y las consecuencias que se derivan de él hacen que La leyenda de la montaña de fuego sea una novela más cruda que sus predecesoras. Encontraremos sufrimiento psicológico y físico en los personajes y una trama que tiene tintes más de maduración personal que de landscape.
- Variedad con acierto: en cuanto al elenco, solo decir que La leyenda de la montaña de fuego cumple con las expectativas. Sarah Lark vuelve a regalarnos unos personajes únicos, a cada cual mejor, que en conjunto se integran a las mil maravillas en la historia y hacen disfrutar al lector.
- No perdamos el amor: al igual que las novelas anteriores de la saga, La leyenda de la montaña de fuego cuenta con un importante componente romántico. Volveremos a encontrarnos con una relación amorosa preciosa y llena de ternura que despertara todos nuestros sentidos.

¿Qué no nos ha gustado?
- Más lento: estamos acostumbrados a que los libros de Lark sean bastante ágiles en cuanto a desarrollo se refiere. Sin embargo, La leyenda de la montaña de fuego no sigue esta premisa. La trama es más lenta, sobre todo porque la autora le concede mucha importancia a la evolución psicológica de los personajes.

0 comentarios :

Publicar un comentario