martes

Reseña: La corte reluciente de Richelle Mead

Adelaide, una joven condesa de la nobleza osfridiana, se hace pasar por su propia sirvienta para escapar de un matrimonio impuesto por su familia. Adelaide solo desea abandonar los palacios refinados y llenos de oro de Osfrid para empezar una nueva vida entre los bosques inexplorados de Adoria. Pero para ello deberá unirse a la Corte Reluciente, que es tanto una escuela como un negocio diseñado para transformar a las niñas pobres en damas de clase alta para luego poder casarlas a través de matrimonios concertados con ricos poderosos del Nuevo Mundo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Sucesora: La corte reluciente es una combinación a medio camino entre La selección y Los juegos del hambre, mezclando el entorno principesco de la novela de Cass con la acción de la de Collins. El resultado es un libro recomendable, que juega con elementos conocidos pero de una forma distinta.
- Mujer: Richelle Mead trabaja muy bien las personalidades femeninas de La corte reluciente. Adelaide es una heroína de las que más nos gustan: ffuerte, decidida y con una presencia imprescindible dentro del libro.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Vaya final: los últimos capítulos de La corte reluciente son una autentica decepción. Pecan de improvisación y nos recuerda más a un deus ex machina que a una conclusión sólida, digna del resto de la novela.
- Lento: otro problema que hemos encontrado en La corte reluciente es la lentitud de la que parte la novela. Cuesta muchísimo arrancar y al principio nos costará un poco entrar en materia.

0 comentarios :

Publicar un comentario