miércoles

Reseña: Flower. Un amor intenso de Elisabeth Craft y Shea Olsen

Charlotte quiere ser la primera mujer de su familia en ir a la universidad. Pero todo se trastoca cuando conoce a Tate Collins, la joven estrella del rock. Una historia de amor en la que está prohibido el contacto físico... pero ¿quién puede controlar los juegos de la imaginación y el deseo? "Esto es lo que siempre he querido: sacar las mejores notas de la clase, que mi abuela esté orgullosa de mí y, sobre todo: ser la primera de mi familia en ir a la universidad. Mi madre y mi hermana estaban obsesionadas con los chicos, el amor y el sexo. Tanto, que se olvidaron de lo que querían para el resto de sus vidas. Y lo perdieron todo. Por eso, yo he jurado que nunca perderé la cabeza por un chico. Pero eso fue antes de Tate.

¿Qué nos ha gustado? 
- En estado puro: Charlotte y Tate forman una pareja cargada de magnetismo a la que no le falta ni le sobra nada. Destilan amor, tensión sexual y ternura, toda una mezcla que hace del duo protagonista un baluarte perfecto para la novela.
- Familia y amigos: aunque Flower es una novela esencialmente romántica también tiene un importante mensaje de amistad y amor familiar bajo la trama principal. Esto aporta riqueza a la historia y nos deja un interesante trasfondo que complementa el romance central del libro a las mil maravillas.
- Un mundo secreto: el hecho de que Tate sea una estrella del rock es la excusa perfecta para que la novela se desarrolle en un entorno muy diferente que nada tiene que ver con los típicos institutos de siempre. Los conciertos, los estudios de grabación y el mundo de la música en general acompañarán nuestra lectura y le aportarán un plus muy original.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Dos estrellas solitarias: Tate y Charlotte son los dos grandes protagonistas del libro. Pero mas allá de ellos dos, el resto del elenco no deslumbra tanto. Juegan un papel muy discreto y ninguno consigue convencernos.

0 comentarios :

Publicar un comentario