miércoles

Reseña: El carbonero de Carlos Soto Femenía

En un pequeño y tranquilo pueblo de la Mallorca rural, a los pies de la Sierra de Tramontana, Marc y su padre pasan meses entre pinos y encinas, en absoluta soledad, con la única compañía del otro. Rodeados por el silencio y la belleza de la montaña, viven atentos al constante proceso de la quema de las encinas, sacrificando el sueño y otras necesidades en una especie de vigilia sin fin. Así es la vida del carbonero: una existencia a medio camino entre la realidad y la ensoñación. Pero ese remanso de paz queda truncado el día que la muerte irrumpe, inesperada y brutal, en las vidas de Marc y su padre, arrebatándoles de manera violenta a uno la madre y al otro la mujer.

¿Qué nos ha gustado? 
- Debut prometedor: teniendo en cuenta que El carbonero es la primera novela de Carlos Soto Femenía solo podemos decir que este autor promete. Y mucho. Su prosa es una pequeña joya en bruto, marcada por la firmeza con la que conduce la trama y la fuerza con la que plasma cada detalles, cada descripción y diálogo, dentro del libro.
- Hacia dentro: El carbonero es, ante todo, una novela introspectiva que nos sumerge en el dolor, la pérdida, la sed de venganza y el amor de una manera intensa. Un relato muy duro que nos muestra lo mejor y lo peor de la vida pero que logra atraparnos desde el principio.
 - Allí, contigo: otro detalle que nos ha gustado mucho de El carbonero es la belleza de los escenarios. Soto Femenía retrata el mundo rural, los paisajes y los escenarios que rodean a los personajes con una minuciosidad sobresaliente hasta el punto de que no nos será difícil viajar con la historia a los preciosos rincones de la Mallorca más inhóspita.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Un suspiro: lo único que le falta a El carbonero es algo más de desarrollo. La brevedad de la novela hace que Soto Femenía no explote al máximo ciertos aspectos del libro y que algunos personajes no adquieren toda la profundidad que podrían.

0 comentarios :

Publicar un comentario