jueves

Reseña: Taj de Andrés Pascual

Poco antes de que la bella emperatriz del Indostán, Mumtaz Mahal, cerrara sus ojos para siempre, su esposo le prometió honrar su recuerdo con el monumento más hermoso jamás construido. Taj es la historia de esa obra magnífica y de sus veinte mil héroes: arquitectos, calígrafos, maestros artesanos y obreros que, encaramados a lomos de elefantes, arrastraban enormes bloques de mármol. Una narración épica vista a través de la mirada de Balu, un muchacho del desierto con unas dotes extraordinarias para el dibujo, que se enfrentará a todos los convencionalismos para recuperar a su amada Aisha, recluida en el harén del soberano.

¿Qué nos ha gustado?
- Con el corazón: Taj es, ante todo, una novela de sentimientos. Andrés Pascual hace una muy buena labor explotando al máximo las emociones de los personajes para que el lector las sienta en estado puro. El amor, el odio, la envidia o la arrogancia se entretejen en la trama haciendo que ésta adquiera más intensidad.
- La maravilla arquitectónica: otro aspecto que nos ha encantado de Taj es lo bien plasmada que está la construcción del Taj Mahal dentro de la novela. No faltan detalles para que el lector disfrute de la edificación de uno de los edificios más bonitos del mundo.
- Perfección hindú: Pascual también ha trabajado muy bien la contextualización histórica de la novela. No solo las costumbres y las tradiciones ancestrales de entonces, sino también el lujo y el esplendor de la corte, la belleza de los harenes y el día a día de los más humildes, aparecen perfectamente retratadas dentro de la novela.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Unos sí, otros no: como nota negativa, decir que no todos los personajes de Taj tienen la frescura y la humanidad carismática del protagonista, Balu. La mayoría de los secundarios, por ejemplo, carecen de profundidad y algunos caen incluso en la superficialidad.

0 comentarios :

Publicar un comentario