miércoles

Reseña: El método 15/33 de Shannon Kirk

Imaginad a una chica de dieciséis años, embarazada y vulnerable, a quien acaban de arrancar de la tranquilidad de su hogar para arrojarla dentro de una furgoneta destartalada. Raptada… Sola… Aterrorizada. Ahora, olvidaos de ella. Imaginad en cambio a una prodigiosa manipuladora de dieciséis años que, desde los primeros instantes de su secuestro, se centra, con tanta serenidad como determinación, en dos cosas: salvar al niño que lleva en su seno y vengarse. Metódica y calculadora, pone a punto un plan organizado de manera casi científica en el que nada está librado al azar.

¿Qué nos ha gustado? 
- Para no parar: una vez que empiezas a leer El método 15/33 es difícil dejar la lectura. Es una novela que te atrapa desde las primeras páginas y que, gracias a su ritmo trepidante, nos mantendrá unido a sus páginas.
- Un 10: la parte psicológica es la que mejor trabajada está en El método 15/33. La forma con la que Shannon Kirk nos adentra en las mentes de los personajes y su habilidad para enseñarnos sus pensamientos y sentimientos es lo mejor del libro.
- Encerrados: otro de los aspectos que nos ha gustado de El método 15/33 son los escenarios. Aunque no hay una multitud de espacios, Kirk describe los pocos que hay con mucho tino, sin llegar a saturarnos pero con los suficientes datos como para que nos sintamos tan encerrados como Lisa.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Demasiado perfecta: en ciertas ocasiones da la impresión de que Lisa es demasiado perfecta e inteligente y esto es algo que la hace perder humanidad dentro de la historia. Casi parece que no hay nada que ella no haya anticipado previamente.

1 comentarios :

Quizás tengas razón en que Lisa es perfecta, pero eso hace que te caiga bien y mal a la vez, viendo su lado humano y su vena cruel. Liu y Lola forman un tanden buenísimo también,así como las descripciones de sus padres, de Lenny.En fin una de las mejores novelas de intriga que he leído este año.Fuerte en algunos aspectos de sus descripciones pero sin hacerse pesada, ni regodearse en el morbo en ningún momento

Publicar un comentario