miércoles

Reseña: El año que el mundo se vino abajo de Clare Furniss

Siempre había creído que cuando algo terrible estuviera a punto de suceder, de alguna manera, lo adivinaría, que esas cosas se presienten, como cuando el aire se carga de humedad antes de una tormenta y sabes que más vale ponerte a cubierto hasta que amaine... Ahora sé que no es así, ni mucho menos. A sus dieciséis años, perder a su madre es lo más espantoso que le ha tocado vivir a Pearl, un golpe brutal, inesperado, que sacude los cimientos de su vida. El dolor es tan insoportable que no puede evitar canalizarlo hacia su hermana recién nacida, a quien echa la culpa de la tragedia y no podrá perdonar jamás.

¿Qué nos ha gustado? 
- Drama: El año que el mundo se vino abajo es una novela muy sentimental. Realista y conmovedora, nos llegará al corazón gracias, sobre todo, a la forma tan directa que tiene Clare Furniss de mostrar las emociones de los personajes. Lo más seguro es que acabemos llorando en más de una ocasión.
- Sin fallos: la escritura de Furniss es de lo más perfecta. Pulcra, con un uso muy cuidado del lenguaje y una narrativa fluida y correcta. Un acompañamiento perfecto para la trama.
- AprendeEl año que el mundo se vino abajo es un libro que esconde un importante trasfondo moralista sobre la vida, la muerte y la familia. No es una lectura intrascedente sino que, por el contrario, nos deja un poso interesante y muchas lecciones de vida que perdurarán en nuestra cabeza incluso después de haber terminado la novela.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Para ánimos elevadosEl año que el mundo se vino abajo tiene muchas escenas difíciles y un claro sufrimiento psicológico por parte de los protagonistas. Desde luego, no es la lectura más adecuada si estamos con el ánimo bajo.

0 comentarios :

Publicar un comentario