jueves

Reseña: La reina de la casa de Sophie Kinsella

Emprendedora y eficiente abogada de la City londinense, Samantha no sólo adora su trabajo sino que vive para él. Adicta al estrés y la presión extrema, ha llegado hasta el punto de enviar y recibir emails durante las sesiones de relajamiento con su terapeuta. La adrenalina es su combustible y convertirse en socia de un prestigioso bufete su objetivo declarado. ¡Qué menos! Y cuando está a punto de conseguirlo surge la catástrofe en forma de un error, pero no un simple error, sino un error garrafal que cae sobre su persona como un meteorito. ¡Madre mía, trágame tierra!

¿Qué nos ha gustado?
- Diversión asegurada: como todos los libros de Sophie Kinsella, La reina de la casa es muy divertida. Las escenas destilan humor por los cuatro costados y será difícil no reírnos en más de una ocasión con todo lo que vive Samantha.
- Sin fallos: poco podemos decir en contra de la escritura de Kinsella. Amena, fluida, con un vocabulario correcto… Perfecta para el estilo chick lit de la novela.
- Una líder genial: Samantha es una protagonista que se deja querer. Al igual que lo fue Becky, su carisma acaba arrastrándonos y, al final, querremos seguir leyendo aunque solo sea para disfrutar más de ella. 

¿Qué no nos ha gustado?
- Me cuesta creerte: aunque la historia de La reina de la casa es muy divertida, ciertas situaciones carecen por completo de credibilidad. Kinsella exagera tanto que al final se pierde un poco el realismo de la trama.

0 comentarios :

Publicar un comentario