martes

Reseña: El reino de la Bella durmiente de Anne Rice

Cuando se enteran de que la gran reina Eleonor ha muerto, Bella y Laurent regresan al reino que abandonaron veinte años atrás. Bella acepta ocupar el trono, pero insiste en que todos los servicios eróticos han de ser voluntarios. Innumerables y entusiastas príncipes, princesas, lores, damas y plebeyos viajan al reino de Bella, donde esta y su esposo anuncian una nueva era de deseo, anhelo y éxtasis. Provocativo y emocionante, el imaginativo relato de Rice retoma el mito de la Bella Durmiente con una maestría que encantará tanto a sus fans de siempre como a los lectores de novelas eróticas que acaban de descubrirla.

¿Qué nos ha gustado? 
- Una vuelta de tuerca: El reino de la Bella durmiente es un libro poco convencional, un giro a los convencionalismos de la literatura erótica que sorprende sobre todo por lo diferente que es. Perfecto para los amantes del género que quieran algo distinto.
- En tu línea: en cuanto a la escritura, El reino de la Bella durmiente no decepciona. Las descripciones, sobre todo las de las escenas más subidas de tono, cumplen de sobra las expectativas y la autora consigue que nos metamos de lleno en la historia gracias a su estilo fresco y ágil.
- Más profundoEl reino de la Bella durmiente, a diferencia de los libros anteriores, es más interiorista. Encontramos más monólogos interiores, más reflexiones, y eso aporta más riqueza a los personajes. Se desprenden del halo de figura unidimensional que tenían antes y ganan más presencia en la historia.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más frialdad: algo que sí hemos echado en falta en El reino de la Bella durmiente con respecto a la trilogía original es algo más de chispa en las escenas románticas. La relación de Bella y Laurent se vuelve más fría en este libro y las escenas sexuales pecan de monotonía y repetición.

0 comentarios :

Publicar un comentario