martes

Reseña: El otro hijo Sharon Guskin

Janie sabe que con su hijo Noah nada es fácil. El agua le aterroriza y conseguir que se dé un baño es una batalla que Janie apenas tiene fuerzas para librar. Por las noches sufre pesadillas tan espantosas que incluso ella se asusta. Todo el mundo le dice que es una fase pasajera, pero la situación solo parece empeorar. Hasta que un día Janie recibe la llamada del colegio para que vaya a recogerlo de inmediato. Y la vida se para. Para Jerome Anderson la vida tal y como la conocía también se ha detenido.

¿Qué nos ha gustado? 
- Rapidez asegurada: El otro hijo es una novela muy ágil, con un desarrollo que no peca de lentitud y que consigue arrastrarnos con facilidad. En este sentido, la novela es una opción perfecta si buscamos un libro entretenido para evadirnos del día a día.
- En tu interior: uno de los detalles que más nos ha gustado del libro es la forma tan sencilla y efectiva que tiene Sharon Guskin de meternos de lleno en el corazón y en la mente de los personajes. No nos resultará difícil empatizar con el elenco.
- Haciendo que lo imposible sea real: la premisa principal sobre la que se asienta El otro hijo es la reencarnación. Guskin inserta el tema de tal forma, con un toque de sensibilidad y sentimentalismo, que hace que sea algo creíble, una posibilidad que no desentona dentro de la trama.

¿Qué no nos ha gustado?
- Finales no rematados: Guskin deja en el aire muchos interrogantes que no consigue rematar de forma convincente lo que hace que parte de la coherencia narrativa quede deslucida.

1 comentarios :

Yo ya lo tengo...jo,que pena lo de ese final!!!

Publicar un comentario