martes

Reseña: La montaña maldita de Begoña García Carteron

Encerradas en un calabozo del castillo de Montjuïc, dos mujeres jóvenes padecen torturas acusadas de unos hechos que no han cometido: haber abandonado en una calle dos bombas Orsini. Ambas son obreras y durante su cautiverio rememoran una vida de lucha constante en la que, sin embargo, no han hecho mal alguno. El único delito que han cometido ha sido ayudar a escapar de la prisión a una niña, y de eso hace ya años. Se trata de una niña muy especial, una médium con poderes sobrenaturales. Mientras resisten como pueden, las mujeres se preguntan si no será la niña la responsable de cuanto les ocurre. Si no será una farsante que ha utilizado a todo el mundo para que sus profecías se conviertan en realidad.

¿Qué nos ha gustado? 
- Un toque de brujería: el detalle más original de La montaña maldita es la combinación que hace Begoña García Carteron entre historia y superstición. La presencia en la novela de la niña medium y de otros tantos detalles de carácter mítico-simbólico imprimen un toque sobrenatural a los cimientos históricos de la obra y hace que la mezcla resulte muy interesante.
- Entre secretos: el apartado de suspense también está muy bien trabajado en La montaña maldita. García Carteron esconde de forma conveniente ciertos aspectos de la trama que se van revelando poco a poco y que aseguran ante todo nuestro interés.
 - Hacia el pasado: La montaña maldita aborda un parte de nuestra historia que no muchos conocen: el Proceso de Montjuïc, el juicio militar que siguió al atentado terrorista contra la procesión del Corpus en la calle barcelonesa de Canvis Nous el 7 de junio de 1896 y que provocó 12 muertos y unos 35 heridos. La documentación y la fidelidad que mantiene García Carteron es muy loable y nos permite conocer mejor este suceso y a las personas que estuvieron implicadas en él.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Pausa: en lo que sí peca La montaña maldita es en la lentitud general de la novela. La trama se desenvuelve con una parsimonia que puede llegar a desesperar a más de un lector.

0 comentarios :

Publicar un comentario