jueves

Reseña: La legión perdida de Santiago Posteguillo

En el año 53 a. C. el cónsul Craso cruzó el Éufrates para conquistar Oriente, pero su ejército fue destrozado en Carrhae. Una legión entera cayó prisionera de los partos. Nadie sabe a ciencia cierta qué pasó con aquella legión perdida.150 años después, Trajano está a punto de volver a cruzar el Éufrates. Los partos esperan al otro lado. Las tropas del César dudan. Temen terminar como la legión perdida. Pero Trajano no tiene miedo y emprende la mayor campaña militar de Roma hacia la victoria o hacia el desastre. Intrigas, batallas, dos mujeres adolescentes, idiomas extraños, Roma, Partia, India, China, dos Césares y una emperatriz se entrecruzan en el mayor relato épico del mundo antiguo, La legión perdida, la novela con la que Santiago Posteguillo cierra su aclamada trilogía sobre Trajano. 

¿Qué nos ha gustado? 
- Otra vez: si Los asesinos del emperador y Circo Máximo nos gustaron, La legión perdida nos ha encantado. A pesar del grosor y de lo mucho que impone la novela según la ves, la trama es tan fluida y los personajes tan carismáticos, que el libro se lee en muy poco tiempo y se disfruta al máximo. No podréis dejar de leer.
- Historias unidas: uno de los aspectos que más nos ha gustado de La legión perdida es la conjunción de historias principales y secundarias que Santiago Posteguillo crea. Unas y otras se solapan y suceden pero sin que esto genere un caos en la mente del lector. Muy al contrario, enriquece, y mucho, la historia.
- Estilo impecable: la prosa vuelve a ser otro de los grandes baluartes de La legión perdida. La riqueza que el autor imprime a los personajes, sus descripciones minuciosas y realistas y la narración fluida hacen que la novela mantenga una calidad narrativa muy destacada.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Saturación: a diferencia de Los asesinos del emperador y Circo Máximo, en La legión perdida Posteguillo incluye aún más información histórica. Esto, a pesar de que dice mucho a favor de la labor de documentación del autor, puede llegar a sobrepasar al lector en más de una ocasión por el excesivo número de datos, fechas y acontecimientos que se condensan en pocas páginas.

0 comentarios :

Publicar un comentario