jueves

Reseña: Un robot en mi jardín de Deborah Install

¿Qué harías si te encontraras a un robotito en la terraza de tu casa? Esto es lo que se pregunta Ben después de que Tang aparezca de repente en su jardín. Y no porque sea un tipo dado a preocuparse demasiado: a pesar de haber cumplido ya los treinta y de la desesperación de su esposa Amy, que lleva meses harta de esa actitud de eterno Peter Pan, Ben no tiene excesivos planes de futuro. Sin embargo, ese robot desobediente, tierno y capaz de patalear como un crío si no se sale con la suya despierta en él un cariño inmediato y, decidido a asumir una responsabilidad por una vez en la vida, Ben decide partir en busca de su creador para devolvérselo.

¿Qué nos ha gustado? 
- No dejes de reírte: Un robot en mi jardín es, ante todo, una comedia. Una novela muy divertida con la que nos reiremos seguro pues tanto los diálogos como la narración esconden tras de sí un humor fino que nos hará soltar más de una carcajada.
- Retorciendo viejas ideas: en esencia, Un robot en mi jardín es una novela de autodescubrimiento sin más pretensiones. Pero el tratamiento que Deborah Install le da a este tema aporta un toque diferente a la obra. El robot coprotagonista y la propia estructura del libro se alejan de lo esperado por lo que no nos encontraremos con una trama manida.
- Con corazónUn robot en mi jardín es una novela emotiva, cargada de sentimientos, que despertará nuestro lado más sensible. Reiremos pero también lloraremos en algún momento gracias a la explosión sentimental de la que hace uso Install.

¿Qué no nos ha gustado?
- Unidimensionales: lo peor de Un robot en mi jardín son los personajes. Tanto protagonistas como secundarios están demasiado anclados en los clichés y al final el comportamiento de todos ellos resulta demasiado previsible.

0 comentarios :

Publicar un comentario