miércoles

Reseña: El rumor de la caracola de Sarah Lark

Segundo volumen de una nueva saga familiar ambientada en Nueva Zelanda, ahora en edición tapa dura con sobrecubierta y nuevo estilo de cubierta. Este cambio llega cuando Sarah Lark ya se ha convertido en una marca completamente consolidada en el mercado editorial español. La Trilogía del Fuego está considerada la mejor obra de Sarah Lark, autora con más de ocho millones de lectores en todo el mundo, de los cuales más de un millón y medio en castellano. Siguen los ingredientes habituales en las series de esta autora: historia muy bien documentada, paisajes exóticos de Nueva Zelanda, vidas entrelazadas de mujeres fuertes y resueltas, absorbentes sagas familiares, esta vez en torno a los colonos alemanes.

¿Qué nos ha gustado?
- Continuadora: El rumor de la caracola sigue muy cerca los pasos de su predecesora. Volvemos a encontrarnos con una saga familiar en la que se entrelazan pasiones, traiciones, mentiras y secretos. No faltan los conflictos de todo tipo y nuestro interés rara vez decaerá. Los fans de Sarah Lark están de enhorabuena, por tanto.
- La historia se respeta: si algo no le falta a El rumor de la caracola es documentación. Lark reconstruye al milímetro la vida de los primeros colonos en Nueva Zelanda con todo lujo de detalle y esto hace que la trama gane no solo credibilidad sino también realismo histórico.
- En tierras indómitas: como en todas las novelas de Lark los escenarios juegan un papel prioritario y en El rumor de la caracola no podría ser de otra forma. El exotismo de los paisajes de Nueva Zelanda vuelve a estar presente y de la mano de las mujeres protagonistas viajaremos a tierras indómitas y salvajes de singular belleza.

¿Qué no nos ha gustado?
- Más de lo mismo: como ya dijimos en la reseña de La estación de las flores en llamas, el principal escollo en el que están cayendo las novelas de Lark es la repetición. Empieza a faltar innovación y originalidad.

0 comentarios :

Publicar un comentario