miércoles

Reseña: Magnus Chase y los dioses de Asgard de Rick Riordan

Magnus Chase siempre ha sido un chico con problemas, ha vivido solo en las calles de Boston esquivando tanto a la policía como a los ladrones. Un día, una nueva sombra se suma a sus perseguidores: su misterioso y hasta entonces desconocido tío Randolph, que le revela un secreto imposible: Magnus es en realidad el hijo de un dios nórdico. Los mitos Vikingos son reales. Los dioses de Asgard están preparándose para la Gran Guerra. Trolls, gigantes y criaturas horrendas se entrenan para el Ragnarok, el fin del mundo.

¿Qué nos ha gustado?
- Rey de la mitología: como ya vimos en sus sagas anteriores, Riordan es un autentico experto introduciendo temas mitológicos en sus novelas sin que casi se note. A lo largo de Magnus Chase nos irá contando todos los entresijos de los dioses nórdicos pero sin que resulte un emplaste lo cual hace que estas partes más lentas pasen casi desapercibidas.
- No cambies: otro aspecto que Rick Riordan mantiene es el humor. Con Percy nos reímos mucho y con Magnus volveremos a hacerlo gracias a los toques divertidos que el personaje va introduciendo durante todo el libro.
- En la misma línea: Magnus es un protagonista que no decepciona. A pesar de que el listón estaba muy alto, Riordan dota a este nuevo personaje de todo el carisma de sus antecesores llegando incluso a rivalizar en atractivo literario con alguno de ellos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Toma aire: las novelas de Riordan siempre se han caracterizado por el dinamismo de sus tramas. Sin embargo, en Magnus Chase este dinamismo llega a un nivel excesivo hasta el punto de que en algunos capítulos pasan demasiadas cosas en un plazo muy corto lo que puede llegar a agobiar al lector.

0 comentarios :

Publicar un comentario