jueves

Reseña: El ruiseñor de Kristin Hannah

Francia, 1939. En el tranquilo pueblo de Carriveau, Vianne Mauriac se despide de su marido, Antoine, que debe marchar al frente. Ella no cree que los nazis vayan a invadir Francia… pero lo hacen, con batallones de soldados marchando por las calles, con caravanas de camiones y tanques, con aviones que llenan los cielos y lanzan bombas sobre los inocentes. Cuando un capitán alemán requisa la casa de Vianne, ella y su hija deben convivir con el enemigo o perderlo todo. Sin dinero ni esperanza, Vianne se ve obligada a tomar difíciles decisiones para mantener con vida a su familia. La hermana de Vianne, Isabelle, es una joven rebelde de dieciocho años que busca un propósito para su vida con toda la temeraria pasión de la juventud.

¿Qué nos ha gustado?
- Intensa: El ruiseñor es una novela que tiene una enorme carga emotiva. Las experiencias a las que se ven abocados los protagonistas y la forma que tiene la autora de acercarnos sus sentimientos hacen que la trama gane muchísima intensidad. Lloraremos, reiremos, sufriremos y disfrutartemos a partes iguales a lo largo de todo el libro.
- En plena guerra: la reconstrucción histórica que hace Kristin Hannah del París de la Segunda Guerra Mundial es otro de los puntos fuertes de El ruiseñor. No solo los acontecimientos, también las vivencias y las situaciones, están perfectamente retratadas por la autora lo que aporta un enorme realismo a la historia.

¿Qué no nos ha gustado?
- En el aire: uno de los detalles que menos nos ha convencido de El ruiseñor son las lagunas que hay en la trama. Y es que en algunas ocasiones suceden hechos a los que no se da ninguna explicación y queda muy incierto el desarrollo de la historia en estas partes.
- Prosa con vaivenes: el estilo de Hannah es un tanto inconsistente. La mayor parte del tiempo resulta brillante y muy dinámico pero en otras (sobre todo en la primera parte del libro) es inseguro e incluso torpe con la elección de palabras.

0 comentarios :

Publicar un comentario