martes

Reseña: Cartas de amor a los muertos de Ava Dellaira

Hay ciertas cosas que no puedo contar a nadie, excepto a la gente que ya no está aquí. Todo comienza con un trabajo de Lengua: escribirle una carta a alguien que haya muerto. Laurel escoge a Kurt Cobain porque su hermana lo adoraba. Y porque él murió joven, como ella. En poco tiempo tiene un cuaderno lleno de cartas a Judy Garland, Amy Winehouse, Heath Ledger y muchos otros. Sin embargo, no se las entrega a su profesora. Les escribe sobre el comienzo del instituto, sus nuevas amistades, su primer amor y sobre cómo está aprendiendo a vivir ahora que su familia se ha roto. Y sobre lo que ocurrió cuando su hermana aún estaba viva.

¿Qué nos ha gustado? 
- Revelando poco a poco: los secretos que Laurel guarda se van descubriendo paulatinamente y, aunque estas revelaciones no suponen una gran sorpresa para el lector, sí son un plus interesante en la novela pues intensifican el papel de la protagonista y dotan a la trama de una mayor fuerza emocional.
- Al borde de las lágrimas: a pesar de que la novela tiene sus vavenes y no siempre resulta adictiva, la escritura de Ava Dellaira es un aspecto por el que merece la pena leer Cartas de amor a los muertos. Y es que, gracias a un estilo cuidado y conmovedor, la autora conseguirá más de una vez hacer que se nos salten las lágrimas.
- ProfundidadCartas de amor a los muertos no es una novela superficial ni vana. Al contrario, la trama tiene una complejidad enorme, sobre todo en el apartado psicológico, y nos hará replantearnos muchas cuestiones trascendentales como la muerte o la importancia de la familia.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Subiendo y bajando: una de las principales pegas de Cartas de amor a los muertos es la desigualdad que existe entre las cartas de Laurel ya que no todas resultan atractivas y algunas de ellas pierden bastante empuje con respecto a otras.


0 comentarios :

Publicar un comentario