martes

Reseña: A todo vapor de Terry Pratchett

El progreso ha llegado al Mundodisco a lomos de una locomotora de vapor. Sus habitantes acuden en masa a admirar el revolucionario prodigio de la técnica, obra de un joven inventor autodidacta llamado Dick Simnel. Inmediatamente, lord Vetinari decide apropiarse de la máquina y nombra a Húmedo von Mustachen, su hombre para todo, responsable de la operación. Entretanto estalla una revuelta política entre los enanos, que planean atentar contra su rey y sabotear el ferrocarril. Von Mustachen tendrá que esquivar muchos escollos para evitar que todo descarrile.

¿Qué nos ha gustado? 
- Aprobado por poco: A todo vapor no es un mal libro. Tiene fantasía, conflictos interesantes y un mundo fantasioso que complementa muy bien la trama. Pero para los seguidores de la saga Mundodisco será una completa decepción que levantará más malestar que alegrías.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Un cero: el elenco de A todo vapor es decepcionante. Los personajes son planos, cargados de estereotipos y, lo que es aún peor, se sienten como una burda imitación de los protagonistas originales de Terry Pratchett.
- No incumplas lo anterior: en muchos aspectos, se ve claramente que A todo vapor contradice las reglas impuestas por Pratchett en Mundodisco. Se reinventan detalles, se cambian personalidades e incluso se modifican colectivos enteros como es el caso de los enanos, irreconocibles en esta última entrega.
- Sin risas: uno de los puntos más importantes de las obras de Pratchett ha sido siempre el humor desbordante que el autor imprimía en cada aspecto de sus novelas. A todo vapor, sin embargo, prescinde de esta característica y cae en los chistes simplones, muy alejados del sentido del humor típico de Mundodisco.

0 comentarios :

Publicar un comentario