jueves

Reseña: La ciudad cerrada de Ryan Graudin

Una novela impactante que presenta una realidad apocalíptica cuyo espíritu reside en la necesidad por sobrevivir. Una historia que te dejará sin aliento. Hay tres reglas de supervivencia en la ciudad cerrada: Correr rápido. No confiar en nadie. Llevar siempre encima un cuchillo. Jin, Mei Yee y Dai viven en la Ciudad Amurallada, un laberinto sin ley dirigido por los señores del crimen e invadido por bandas callejeras. Para sobrevivir, los jóvenes venden droga o trabajan en burdeles, o quizá, como Jin, se ocultan del radar que los puede localizar. Sin embargo, cuando Dai le ofrece la oportunidad de encontrar a su hermana perdida, Mei Yee, comienza una impresionante carrera contrarreloj para poder escapar de la Ciudad Amurallada.

¿Qué nos ha gustado? 
- Bienvenido al pecado: el retrato que hace Ryan Graudin de la ciudad en la que se desarrolla la trama de La ciudad cerrada es notable. Un escenario descarnado que sin embargo, no peca de falta el realismo ni pierde protagonismo en ningún momento.
- Sintiendo la soledad: Graudin consigue trasladar al lector los sentimientos, la desesperación y la tristeza de los personajes de una forma única. Sentiremos la corrupción, la injusticia y la crueldad en la que se mueve el elenco con la misma intensidad que ellos, algo que, por otro lado, incrementa la fuerza narrativa de forma considerable.

¿Qué no nos ha gustado? 
- De másLa ciudad cerrada podría ocupar la mitad de las páginas que tiene. La prosa de Graudin es tan dispersa y su forma de narrar tan repetitiva que hace que la novela resulte demasiado larga e incluso monótona en algunos puntos.
- Despacio, despacio: el primer tercio de La ciudad cerrada es muy lento. La trama se desarrolla con una lentitud exasperante que pondrá a prueba a muchos lectores y que dificulta en gran medida el arranque de los acontecimientos.

0 comentarios :

Publicar un comentario