jueves

Reseña: La tumba maldita de Christian Jacq

La Vasija de Osiris, el mayor de los tesoros del Antiguo Egipto, y que guarda el secreto de la vida y de la muerte, ha desaparecido. Setna, el hijo pequeño de Ramsés, un mago capaz de luchar contra las fuerzas del Mal, será el encargado de recuperarla. En la que será la misión más importante de su vida, deberá poner todos sus esfuerzos para preservar el Reino de la Luz y evitar que el Reino de la Oscuridad se haga con las riendas del poder. ¿Quién se esconde detrás del robo? ¿Quién quiere acabar con la vida del faraón y de todo el Imperio Egipcio?

¿Qué nos ha gustado? 
- De menos a másLa tumba maldita va en aumento. Aunque el principio sea un poco lento, la trama se anima conforme pasan las páginas y, al final, Jacq nos tendrá reservados unos capítulos que, aunque no deslumbran por lo inesperados que son, sí consiguen cerrar la historia de una forma convincente.
- De paseo por Egipto: como viene siendo habitual en las novelas de Christian Jacq, La tumba maldita goza de una magnifica reconstrucción histórica que nos hace sentirnos parte de la época faraónica. El autor inserta costumbres, conceptos históricos y hechos relevantes pero de una forma grata por lo que nunca nos sentiremos sobrepasados por el contexto.
- Entre magos y faraones: en este último trabajo, el autor francés apuesta por una historia situada en la delgada línea entre realidad y la fantasía en la que incluye elementos de magia y hechizos dentro de escenarios históricos. Esta mezcla le da un toque diferente a la trama y separa la novela de la saga protagonizada por Ramsés II aunque éste sea uno de los personajes secundarios de La tumba maldita.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Cierta similitud: en lo que parece que Jacq vuelve a fallar es en los personajes. El elenco de La tumba maldita es una remezcla mal disimulada de figuras anteriores que vuelven a aparecer sin casi variaciones.

0 comentarios :

Publicar un comentario