jueves

Reseña: Un palacio en el infierno de Alice Quinn

Secuestros, corrupción urbanística, mafia y una heroína única, una justiciera de los tiempos modernos que nos sumerge en una divertida aventura policíaca. Una novela de suspense que te pondrá de buen humor. Rosie Maldonne. Un nombre para recordar. Tiene: veinticuatro años (casi veinticinco), la cabeza muy alta, la falda muy corta y la lengua muy larga. Tres niñas (dos suyas y una adoptada). Un gato. Una vieja caravana junto a una estación de tren abandonada. No tiene: ni un euro ni trabajo fijo, lo que la obliga a vivir a salto de mata e ir trampeando. Le sobra: vitalidad, energía, alegría de vivir, optimismo y generosidad. Su lema: sin duda sería "Que no cunda el pánico".

¿Qué nos ha gustado? 
- Increíble: si lo que queremos es disfrutar de este libro y asegurarnos unas horas de entretenimiento, tendremos que aceptar de primeras que algunos detalles de la trama no se llevan muy bien con la realidad. Asumir que las locuras de Rose superan cualquier tipo de credibilidad será la mejor estrategia para seguir leyendo.
- Diversión en versión black: Un palacio en el infierno es una mezcla entre comedia y thriller. Nos encontraremos con un buena dosis de humor, que vendrá sobre todo de la mano de la protagonista, y una serie de acontecimientos muy del estilo thriller que mantendrá nuestro nivel de suspense y tensión en alza.
- AmenidadUn palacio en el infierno es ante todo una novela ligera que no nos supondrá un reto desde el punto de vista lector. Los diálogos son rápidos y divertidos y el ritmo es lo suficientemente ágil como para que no nos aburramos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más descriptivo: algo que sí hemos echado en falta en Un palacio en el infierno son más descripciones. Alice Quinn no ofrece casi detalles sobre el contexto en el que se desarrollan los acontecimientos y al final la historia resulta demasiado atemporal.

0 comentarios :

Publicar un comentario