jueves

Reseña: Las páginas del mar de Sergio Martínez

A finales de la primavera de 1519, un joven montañés y su hermano de quince años llegan a Sevilla. Atrás quedan meses de vagabundear por tierras de España, alejándose cada vez más de su aldea natal en el norte, trampeando y malviviendo por los caminos. En las tabernas de la hermosa y vibrante ciudad del sur, el único puerto del que parten los barcos con destino al Nuevo Mundo, los muchachos escuchan con avidez los rumores sobre las expediciones que están preparándose en ese momento. En una de ellas nadie quiere participar. El destino son las islas de las Especias, en el mar de la India, de donde proceden el clavo de olor y la nuez moscada que se pagan a precio de oro en los mercados europeos. Solo los portugueses comercian con ellas, ya que controlan la única ruta marítima conocida para llegar a las islas: la queva por el este.

¿Qué nos ha gustado? 
- Mi vida en 360º: en Las páginas del mar, Sergio Martínez entrelaza el pasado del protagonista con su presente de tal forma que el lector conoce la vida del personaje principal de forma paulatina. A pesar de lo arriesgado de esta técnica, el autor sale airoso de la prueba y nos ofrece una trama en la que se conjugan dos líneas argumentales de forma magistral, sin fisuras de ningún tipo.
- No al descanso: el estilo ameno del autor unido a la brevedad de los capítulos hacen de Las páginas del mar una novela muy fácil de leer, que se devora en una tarde. Perfecta opción si lo que queremos es un libro que nos entretenga y amenice nuestros días de verano a partes iguales.
- Levad anclas, marineros: como libro de aventuras, Las páginas del mar es una apuesta segura. La historia y la visión que el autor nos ofrece a través de él sobre la primera vuelta al mundo recuerda bastante a las novelas clásicas de Stevenson por lo que los amantes de este género no tendrán excusa para leer esta obra.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Bache intermedio: hacia la mitad del libro, la trama sufre un ligero ralentizamiento que puede poner a prueba nuestra paciencia. Por suerte, son apenas diez capítulos tras los cuales Martínez retoma el ritmo vertiginoso del principio.

0 comentarios :

Publicar un comentario