martes

Entrevista: Luis Zueco (El Castillo)

Luis Zueco nació en Borja (Zaragoza) el 2 de julio de 1979, es Ingeniero Técnico Industrial por la Universidad de Zaragoza; y Licenciado en Historia y Máster en Investigación Artística e Histórica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Mención de honor en el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2012 por la novela “El escalón 33″. Que también fue elegida Mejor Thriller Histórico 2012 por la Web Novelas Históricas y selecionada por el I Certamen de Novela Histórica “Ciudad de Úbeda”. Miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos y de la Asociación Aragonesa de Escritores. Vicepresidente de Amigos de los Castillos de Aragón. Actualmente gestiona el Castillo de Grisel, hotel con encanto situado en una fortaleza del s. XIV a 3 km de Tarazona en la provincia de Zaragoza.

¿Cómo surge la idea de escribir El Castillo
En realidad, es una novela que llevo tiempo queriendo escribir. Lo que buscaba era una trama que estuviera ambientada en un castillo al que se pudiera acceder hoy en día y que se conservara casi exacto a la época original para que el lector tuviera ganas de visitarlo. Loarre cumplía esos requisitos así que decidí apostar por él aunque en mi mente también había otros castillos que podrían haber acompañado la novela.

¿Cómo fue el proceso de creación de la novela? 
La parte histórica fue sencilla. La Edad Media es una época que me gusta así que me leí trabajos que encontré, tesis doctorales, etc. para aprender más sobre la época en la que está ambientada la obra que, a pesar de su importancia, no es tan conocida por el público general. La parte arquitectónica fue más complicada. Tuve que hablar con expertos y valorar diferentes perspectivas pues al no haber textos existen distintas interpretaciones que hay que estudiar para elegir la más lógica. Lo bueno es que estas lagunas ofrecen más posibilidades ficciones.

¿Qué importancia tiene el castillo de Loarre para la historia española? 
El castillo de Loarre cumplía en la Edad Media una función militar porque se edificó en la frontera con los musulmanes, frente a edificaciones enemigas, como una forma de desafío. Pero sobre todo tiene una funcionalidad simbólica. Los cristianos malvivían en aquella época pues las riquezas pertenecían a los musulmanes y el castillo representó, no solo un reto constructivo, sino también una muestra de la legitimidad del rey Sancho para recuperar la tierra perdida tras la Conquista. De hecho, Loarre es esencial para entender la rapidez con la que se desenvolvió a partir de entonces la Reconquista.

¿Con qué personaje de la novela te quedarías? 
Con Javierre. Es una figura que da mucha fuerza a la novela y que consigue sorprender al lector. También es el que más evolución tiene pues a lo largo del libro vemos su evolución de un niño humilde a una persona desagradable que, sin embargo, responde perfectamente a los cánones de la época.

¿Qué ha supuesto para ti como escritor esta novela? 
Escribir una novela de estas características es muy difícil sobre todo porque cada personaje que aparece es diferente y ponerse en su piel es complicado. Tuve que tomar muchas notas, saber hasta qué limites pueden llegar los protagonistas, analizar las circunstancias históricas, etc. Como primera novela habría sido un proyecto difícil de llevar a cabo.

Eres el vicepresidente de la Asociación de Amigos de los Castillos de Aragón, ¿cómo ha influido esto en la escritura del libro? 
El conocimiento sobre castillos ayuda bastante, sobre todo porque escribes acerca de algo que te gusta. Además, los castillos en sí mismos son un elemento que despierta mucho interés siempre. Son el símbolo de la Edad Media que es, a su vez, una de las épocas más recurrentes en la cultura y eso gusta siempre a los lectores.

¿A quién recomendarías El Castillo
El público al que va dirigida la novela es de lo más global posible. No hay personajes reales como tal, ya que estos solo aparecen de forma tangencial, y los datos históricos se proporcionan de forma muy paulatina. Si te gustan las batallas, las intrigas, la religión, los castillos, las supersticiones, los triángulo amoroso… El Castillo es una novela que te gustará. En la novela hay un importante triángulo amoroso que conduce gran parte de la trama.

¿Cómo fue el proceso de creación de este enredo romántico? 
Fue la parte más compleja sobre todo porque hay dos personajes femeninos muy diferentes entre sí pero igual de carismáticos entre los que hay elegir. A esto se suma que las relaciones son muy complejas dentro de la novela puesto que se desarrollan en un espacio muy pequeño que hace que los nexos entre personajes sean siempre más intensos.

¿Qué podemos esperar de ti en el futuro? 
Estoy escribiendo una nueva novela sobre un monumento poco conocido de Madrid en la que apuesto más por la intriga y los personajes ficcionales. Y, al igual que El Castillo, está destinada a todo tipo de lectores para evitar los encasillamientos propios de cada género.

0 comentarios :

Publicar un comentario