martes

Reseña: Número Cero de Umberto Eco

Número Cero, la nueva novela de Umberto Eco, nos descubre la cara oscura del periodismo y la manera en que nuestra realidad está en manos de quienes construyen las noticias «Los perdedores y los autodidactas siempre saben mucho más que los ganadores. Si quieres ganar, tienes que concentrarte en un solo objetivo, y más te vale no perder el tiempo en saber más: el placer de la erudición está reservado a los perdedores.» Con estas credenciales se nos presenta Colonna, el protagonista de Número Cero, que en abril de 1992, a sus cincuenta años, recibe una extraña propuesta de un tal Simei: va a convertirse en redactor jefe de Domani, un diario que se adelantará a los acontecimientos a base de suposiciones y mucha imaginación, sin reparar casi en el límite que separa la verdad de la mentira, y chantajeando de paso a las altas esferas del poder.

¿Qué nos ha gustado? 
- Bien escrita: como cabría esperar de Umberto Eco, Número Cero es una novela que está escrita con un estilo muy cuidado. Vocabulario escogido con precisión, diálogos concisos y una narrativa pulcra. Un libro para disfrutar al máximo de las capacidades literarias del escritor italiano.
- Sobre el periodismo: Eco aprovecha la trama de Número Cero para verter críticas ácidas sobre los medios de comunicación y la manipulación informativa de las sociedades contemporáneas. Un tema sobre el que el escritor ya incidió antes en sus obras de no ficción y que ahora combina con una trama de thriller sin que se diluya con esto la gravedad de sus opiniones.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Termina: una parte importante de la trama de Número Cero está dedicada a una supuesta conspiración en torno a Mussolini. Sin embargo, el autor no llega a concretar nada al respecto y esta línea argumental lo único que hace es confundir al lector, sin aportarle nada a cambio.
- Made in Italy: en Número Cero Eco hace una extensísima disertación sobre la política italiana que puede llegar a cansar por la cantidad de detalles que el autor arroja en apenas unas páginas y que no parecen propios de una novela de ficción.

0 comentarios :

Publicar un comentario