viernes

Reseña: La vida no es tan grave de Baptiste Beaulieu

Un viaje divertido y conmovedor al corazón de los hospitales Una radiografía pasillo a pasillo, habitación por habitación, de los servicios de urgencias a través de la entrañable voz de un joven médico que, como una Scheherazade con bata blanca, cuenta a la paciente de la habitación número siete las divertidas y emotivas historias que ocurren cada día en el hospital.

¿Qué nos ha gustado? 
- Hacia el corazón: La vida no es tan grave es una novela cargada de humor y de ternura. La forma tan divertida con la que el protagonista nos acerca la vida diaria de un hospital, con todos sus dramas y sus momentos humanos, hacen que nos riamos en más de un capítulo y que, al mismo tiempo, sintamos la sensibilidad que trasmiten los personajes y aquello que les sucede.
- Una voz particular: el protagonista de La vida no es tan grave es la figura estrella de la novela. Su personalidad, el cariño que trasmite a sus pacientes y, sobre todo, el amor que siente por su trabajo lo convierten en uno de los principales baluartes del libro.
- Prosa para no tropezar: Baptiste Beaulieu tiene un estilo fresco y distendido que hace que la novela se lea en un suspiro. El gran fuerte son los diálogos, naturales y divertidos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Enrevesados: algunas historias que conforman la trama de La vida no es tan grave resultan un tanto forzadas. No pierden credibilidad aunque hay que hacer un esfuerzo para asumir algunos detalles.

0 comentarios :

Publicar un comentario