viernes

Reseña: La sal de la tierra de Daniel Wolf

Una apasionante historia de ideales y amor que muestra un magnífico retrato de la sociedad medieval del siglo XII Ducado de Alta Lorena, 1187. Tras la muerte de su padre, el joven mercader de sal Michel de Fleury se hace cargo de los negocios familiares. Son tiempos difíciles para los comerciantes, ya que la avari cia del clero y el despotismo de la nobleza gravan con abusivos impuestos a los mercaderes y sumen al pueblo en la miseria. Es entonces cuando el carismático Michel decide desafiar a los poderosos para cambiar las opresivas leyes del comercio y abanderar las ansias de libertad de un pueblo. Sus medidas, revolucionarias para la época, lo envuelven en una mezquina lucha de poderes.

¿Qué nos ha gustado? 
- La mezcla perfecta: como novela histórica, La sal de la tierra es sobresaliente. Rica en detalles y rigurosa en cuanto a los aspectos del pasado. Pero el añadido romántico que Daniel Wolf incorpora le añade un plus a la trama que la vuelve más atractiva. Perfecta para los amantes del género rosa e histórico.
- Sumergidos en la Edad Media: la precisión histórica que rodea La sal de la tierra también está entre los aspectos más positivos de la novela. Buena documentación y mejor contextualización a través de unas descripciones llenas de detalles, costumbres y viveza medieval.
- Sin pausa: aunque La sal de la tierra no es una novela breve pues supera holgadamente las 500 páginas, se lee en muy poco tiempo gracias al dinamismo imperante en su prosa y la distribución tan atrayente de los acontecimientos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- En segundo plano: si bien es cierto que la pareja protagonista convence desde el principio del libro, no se puede decir lo mismo de otras figuras. Algunos personajes secundarios no tienen una caracterización tan destacada y su presencia no sintoniza con el lector.

0 comentarios :

Publicar un comentario