lunes

Reseña: El sermón de fuego de Francesca Haig

Cuatrocientos años después de un apocalipsis nuclear, los humanos viven en un mundo sin tecnología donde los recién nacidos son siempre gemelos: uno de ellos es físicamente perfecto, el alfa; el otro sufre algún tipo de deformidad, el omega. Este mundo es de los alfas y los omegas viven marginados en asentamientos aislados. Sin embargo, cuando un gemelo muere, también lo hace el otro.Precisamente por este motivo, Cassandra es confinada por orden de su hermano Zach cuando este se convierte en un destacado líder del Consejo. Su intención es garantizar su propia seguridad mientras planea un mundo en el que los omegas no puedan ser usados contra sus gemelos. Pero Cass es un tipo especial de omega: no tiene anomalías físicas, es vidente.

¿Qué nos ha gustado? 
- Buen punto de partida: la premisa de que la parte El sermón de fuego es muy interesante y Francesca Haig lo utiliza con suficiente solvencia como para que se convierta en la espina dorsal del libro, aportando al mismo tiempo un toque diferencial a la trama.
- Broche impecable: el final de El sermón de fuego es otro punto a favor. Nos hace olvidar los posibles tropiezos del desarrollo argumental y nos deja un magnífico sabor de boca tras terminar la lectura.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Flojeando: llegados a la mitad del libro la trama da muestras de debilidad. Los personajes se embarcan en un viaje interminable que hace que los acontecimientos se vuelvan plomizos y que el argumento peque de repeticiones innecesarias.
- Flecos sueltos: el universo en el que se desarrolla El sermón de fuego está muy bien pensado y resulta diferente y original. El problema es que Haig no siempre da las explicaciones necesarias y algunos aspectos quedan en el aire.

0 comentarios :

Publicar un comentario