viernes

Reseña: Química perfecta de Simone Elkeles

Carlos se niega a aceptar la vida que su hermano mayor, Alex, le ha organizado. Prefiere seguir viviendo al límite y forjarse su propio camino como hizo Alex. Pero Alex lo arregla todo para que Carlos se vaya a vivir con un antiguo profesor y su familia, y evite así la cárcel. Todo se complica cuando Carlos conoce a Kiara, la hija del profesor, tan diferente a las chicas por las que suele sentirse atraído…

¿Qué nos ha gustado? 
- Rehaciendo el clásico: Química perfecta es la clásica historia de amor imposible que recuerda en cierto modo a Romeo y Julieta. Pero lo mejor que tiene la novela es que, a pesar de que la premisa no es original, Simone Elkeles le da un toque muy particular, ofreciendo una imagen fresca y particular a la línea tradicional.
- En equilibrio: la trama de Química perfecta está narrada desde el punto de vista de los dos protagonistas, Alex y Brittany. La alternancia entre uno y otro permite al lector conocer la relación y las vivencias que ambos experimentan sin que se pierdan detalles por el camino. Además, Elkeles utiliza este multiperspectivismo de una forma muy adecuada por lo que nunca tendremos sensación de caos o de mezcla de personajes.
- Saliendo airosa: la narrativa de Elkeles es muy correcta. Los diálogos son genuinos y para nada impostados, la trama es dulce pero sin llegar a caer en los clichés y el ritmo fluye con fuerza pero sin prisas. En definitiva, una ejecución impecable que encaja muy bien con la historia.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Final decepcionante: la conclusión de Química perfecta, especialmente el epílogo, deja bastante que desear. Después de un buen desarrollo, Elkeles se pierde en un cierre que tiene más de improvisado que de coherente y que amarga un poco la conclusión de la novela.

0 comentarios :

Publicar un comentario