martes

Reseña: Hijo dorado de Pierce Brown

Como Rojo, Darrow creció trabajando en las profundidades de las minas bajo la superficie de Marte, soportando un trabajo agotador mientras soñaba con un futuro mejor para sus descendientes. Pero la sociedad que sirvió fielmente se construyó sobre mentiras y el único camino hacia la liberación es la revolución. Así Darrow se sacrifica y se convierte en un dorado, infiltrándose en ese ámbito privilegiado para poder destruirlo desde dentro.

¿Qué nos ha gustado? 
- El dorado que deslumbra: lo mejor de Hijo dorado es muy posiblemente Darrow. Es cierto que su presencia en Amanecer rojo ya fue destacada pero en esta segunda novela lo es aún más sobre todo porque el personaje aparece más definido y su personalidad más madura y perfeccionada.
- Entre el bien y el mal: los personajes de Hijo dorado vuelven a ser la gran baza de Pierce Brown para complacer al lector. Todos ellos complejos pero al mismo tiempo ambiguos, de tal forma que nunca hay buenos y malos sino figuras contradictorias y reales.
- Entrando en tu mundo: algo de lo que no tuvimos tiempo de disfrutar en Amanecer rojo fue del universo distópico en el que se desarrolla la trama. Esto queda corregido, sin embargo, en Hijo dorado pues Brown nos adentra mejor que nunca en el entorno, las luchas de poder y las particularidades que rodean la vida de Darrow.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Parecidos sospechosos: la principal debilidad de Hijo dorado es su clara similitud con Amanecer rojo. Los escenarios cambian pero no así el sistema de batallas y traiciones que ya vimos en la novela anterior.

1 comentarios :

¡Hola! Te invitamos a participar en el concurso de la reseña del mes de junio de Lectura Adictiva, ¡esperamos verte por allí! ;) http://www.lecturaadictiva.es/quieres-ser-nuestra-resena-del-mes-de-junio-2/

Publicar un comentario