miércoles

Reseña: El mal camino de Mikel Santiago

En una carretera rural del sur de Francia, un hombre surge de la oscuridad y desencadena una serie de extraños acontecimientos, convirtiendo en una pesadilla las vidas del escritor Bert Amandale y su amigo Chucks Basil, una estrella de rock en horas bajas.

¿Qué nos ha gustado? 
- Con vida: uno de los detalles que más nos gustan de las novelas de Mikel Santiago son los personajes. Como ya vimos en La última noche en Tremore Beach, en El mal camino el elenco, y en especial los protagonistas, poseen un humanidad y una caracterización tan precisa que se sienten como seres cercanos a los que es fácil comprender y seguir. Todo esto hace que la historia que viven Bert y Chucks sea más intensa si cabe para el lector.
- Nada es lo que parece: Santiago juega de una forma muy efectiva con la verdad y la mentira en El mal camino. Engaña al lector, le hace creer algo para después contradecirlo pero sin llegar a forzar las situaciones. Magistral el manejo que hace el autor de los matices para no perder el control del argumento en ningún momento.
- Mejorado: con respecto a La última noche en Tremore Beach, Santiago ha mejorado mucho la contextualización. Los escenarios de la Provenza por los que se mueven los personajes de El mal camino poseen más detallismo y aparecen definidos con más precisión que en el anterior libro.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Con pies de plomo: la única pega que podríamos achacar a El mal camino es la lentitud con la que se desenvuelven los primeros capítulos. Santiago nos introduce poco a poco en los escenarios y en los acontecimientos lo que hace que el arranque de la trama sea demasiado pausado en comparación con el ritmo frenético que tiene el resto de la novela.

0 comentarios :

Publicar un comentario