lunes

Reseña: 44 Charles Street de Danielle Steel

Francesca Thayer es copropietaria de una galería de arte y de una casa antigua en el Village neoyorquino. Ambos inmuebles los compró con Todd, su pareja durante años. Ahora que la relación ha terminado, Francesca deberá decidir si lo vende todo o hace frente a los pagos ella sola. Finalmente su padre la ayudará con la galería de arte, pero para mantener la casa, tendrá que alquilar tres de sus habitaciones. Entre los inquilinos se creará un ambiente familiar y hogareño que los unirá cada vez más. Y Francesca, entre tanto, se dará cuenta de que en contra de lo que creía, su corazón sigue latiendo aun con más fuerza que antes, en el momento más insospechado y por la persona que menos se espera.

¿Qué nos ha gustado? 
- Misma fórmula, mismo resultado: 44 Charles Street sigue el esquema de las típicas novelas de Danielle Steel. Esto nos asegura una trama ligera y entretenida y unos personajes que, aunque no son el paradigma de la complejidad, resultan cercanos en todo momento. La combinación perfecta para los amantes de este tipo de literatura.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Nada de sorpresa: a partir de la mitad de la novela ya puedes prever qué va ir ocurriendo en la trama. En parte porque los acontecimientos son tan previsibles que Steel deja muy poco espacio a las sorpresas.
- Con páginas de más44 Charles Street podría haber sido perfectamente una novella o un cuento con poco más de 20 páginas. Sobre todo porque la autora alarga y alarga ciertas escenas y momentos de forma innecesaria haciendo que el libro sea más extenso de lo que debería haber sido.
- Final Express: Steel ha caído una vez más en el mismo error de siempre. Una conclusión apresurada que nos deja con un sabor de boca amargo y que no cierra ni de lejos todos los hilos argumentales.

0 comentarios :

Publicar un comentario