jueves

Reseña: La casa de las miniaturas de Jessie Burton

Un día de otoño de 1686, una joven de dieciocho años llama a la puerta de una casa señorial en el barrio más acomodado de Ámsterdam. Nella Oortman se ha trasladado del campo a la ciudad para convivir con su marido, Johannes Brandt, un hombre maduro y distinguido comerciante que habita en la mansión en compañía de su hermana soltera y rodeado de fieles servidores. Como regalo de boda, Johannes obsequia a su flamante esposa un objeto muy de moda entre la gente pudiente de la época: una réplica de su propia casa en miniatura, que Nella deberá poblar con las figuras creadas por una desconocida miniaturista que ha encontrado por azar.

¿Qué nos ha gustado? 
- Ambientación de cine: la reconstrucción que la autora hace del Ámsterdam del siglo XVII es lo suficientemente buena como para que el lector se sienta transportado al momento histórico en el que se desarrolla la novela. Es cierto que hay ciertos detalles que Jessie Burton parece haber sacado de la época actual, pero quitando eso el apartado de contextualización es notable.
- La reina: Nella es el centro de La casa de las miniaturas. No solo por la construcción de su personalidad, la más conseguida de todas, sino también por la cercanía que mantiene con el lector. Sus esfuerzos por encajar en su nueva familia y los misterios a los que se enfrenta harán que nos sintamos muy unidos a ella.

¿Qué nos ha gustado? 
- De relleno: quitando a Nella, el resto de los personajes no resultan tan atractivos. Aparecen y desaparecen con demasiada rapidez y Burton no ofrece el suficiente bagaje como para que entendamos sus motivaciones o sus personalidades.
- Lentitud: cuidado con el ritmo de La casa de las miniaturas. No es para nada rápido y esto puede disuadir a algunos lectores de continuar con la lectura.

0 comentarios :

Publicar un comentario