jueves

Reseña: La mesa del rey Salomón de Luis Montero Manglano

Tirso Alfa ro está terminando el doctorado en Historia del Arte y trabaja gracias a una beca como guía enun museo de historia de Canterbury, en Inglaterra. Un día,para justificar el avance de su tesis, Tirso pide permiso parafotografiar una patena muy antigua e importante que tienencustodiada en una sala especial del museo. Tras conseguirel permiso, es testigo presencial del hurto de la patenaa manos de un misterioso hombre disfrazado de monje. Después de denunciar el robo, comprueba con estupor quela patena está intacta en su vitrina, como si nada hubierapasado. Asombrado por el incidente, inspecciona la piezacon detenimiento y comprueba que no es la auténtica,pero nadie lo cree.

¿Qué nos ha gustado? 
- En busca del tesoro: Luis Montero Manglano respeta casi al pie de la letra las reglas del género de los thrillers históricos. Una novela que presenta una trama entretenida, con misterio incluido y búsquedas desesperadas, pensada para amenizar al lector y sumergirle en una aventura stricto sensu.
- Ríete: desde el punto de vista prosístico, Manglano no deslumbra hasta el punto de dejarnos asombrados pero el humor que destilan los diálogos y lo divertido de algunas situaciones bien merece nuestro aplauso.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Estereotipos: en el apartado de los personajes es donde flojea La mesa del rey Salomón. No se puede decir que ninguno de ellos, ni siquiera el protagonista, posean una caracterización sorprendente y al final terminan cayendo en los típico y los tópicos propios de este tipo de novelas.
- Hay que adelgazar: a La mesa del rey Salomón le sobran, como mínimo, 200 páginas. Muchos de los detalles en los que Manglano se recrea son innecesarios y lo único que consiguen es ralentizar una trama que siendo más ágil habría ganado más.

0 comentarios :

Publicar un comentario